Inestabilidad

El mantenimiento del equilibrio surge del procesamiento de la información visual, sensitiva y vestibular a fin de generar las respuestas adecuadas en las diferentes situaciones. Por lo tanto, múltiples trastornos pueden dar como resultado trastornos del equilibrio y caídas. Las alteraciones visuales, de la sensibilidad cutánea y profunda, del procesamiento cerebeloso o cerebral, o los problemas osteoarticulares y musculares pueden provocar que esas respuestas sean lentas o inadecuadas. Las alteraciones del sistema vestibular frecuentemente producen problemas de equilibrio solas o asociadas a los factores mencionados. En el adulto  mayor estos sistemas biológicos tienden a presentar fallas en forma concomitante por lo que en estos pacientes los problemas de estabilidad son multifactoriales. El abordaje del paciente con inestabilidad requiere frecuentemente de un entrenamiento vestibular específico, no sólo si estamos ante un trastorno vestibular en sí mismo, sino también para apoyar la función de otros sistemas comprometidos.